domingo, 30 de marzo de 2008

Siesta

Una calurosa tarde de domingo, pleno mes de Julio.

Tú te has quedado dormido en el sofá tras la comida. Tras observarte un momento, decido dormir yo también la siesta, pero en la cama, en la habitación.

Bajo la persiana, creando un ambiente de penumbra más fresco y sensual. Me desnudo pero no del todo, me dejo ese provocador conjunto de lencería negro y rojo.

Tumbada boca abajo, coloco todo en su sitio con premeditación: la sábana a medio culo, enseñando parte del tanga, el tirante del sujetador caído para realzar la suave curva del hombro, la cabeza apoyada en el dorso de la mano, la melena pelirroja desparramada sobre la almohada, un rizo travieso cruzando mi cara, los labios entreabiertos, la expresión muy dulce y relajada.

Me contemplo en el espejo del armario, me encanta la onda que forma mi espalda hasta convertirse en culo, me veo bonita y me pregunto cuánto tiempo más seguirás durmiendo...

Te imagino pasando por delante de la puerta del dormitorio y excitándote al verme así. Llega un momento en que mi propio deseo me vence y tumbándome boca arriba comienzo a masturbarme, las piernas muy abiertas, la cabeza colgando por el borde de la cama.

Te imagino descubriéndome así, tu mirada tan lasciva, te imagino dando ordenes a un joven esclavo para que me coma el coño con más interés mientras tú te follas mis tetas, apretándolas muy fuerte con tus grandes manos.

Imagino a una chica de larga melena oscura y mirada felina ataviada con un arnés con un gran pollón de plástico que se mueve sobre mí mientras tú me masturbas con precisión y sin avisar un feroz orgasmo me estremece, siento palpitar mis entrañas y en mi boca abierta la respiración se hace fuerte y entrecortada.

Una mirada de reojo a la puerta: no me has descubierto, sigues dormido en el sofá, así que vuelvo a colocarme en la estudiada posición, la sábana a medio culo enseñando parte del tanga, el tirante del sujetador caído, la cabeza apoyada en el dorso de la mano, la melena pelirroja desparramada sobre la almohada, un rizo travieso cruzando mi cara, los labios entreabiertos, la expresión muy dulce y relajada, y vuelvo a esperar con paciencia a que pases y me veas y me desees....

Sin darme cuenta me ha vencido el sueño y unos suaves cachetes en la mejilla me espabilan.

Tus dedos aferran mi pelo por la coronilla y cuando me ves abrir los ojos, estiras para hacerme levantar la cabeza. Ante mis ojos soñolientos se bambolea tu polla, erguida y goteante y empiezas a frotarla por mis labios, jugosa y caliente.

"Chupa", tu voz es firme y enronquecida, de mi garganta surge un pequeño gemido y obedezco sin dilación, empapándola bien de saliva, apretándola entre mis labios, jugando con la lengua mientras tu mano guía mi cabeza al ritmo de tus ganas.

Siento tu caricia bajar por mi columna y tu dedo corazón se abre paso por mi ano, introduciéndose profundamente. "Cuando esté bien dura, te voy a follar por aquí" dices apretando violentamente hacia adentro y yo gimo y me sujeto a tus piernas con los ojos cerrados, deseando que llegue ya ese momento.

No me haces esperar mucho, te colocas sobre mis piernas juntas y me penetras, profundamente. Tu cuerpo sudoroso pegado a mi espalda, tu boca busca mi cuello, el placer me invade y me dejo llevar. Me corro y oigo por tus jadeos que tú también estas a punto.

Tirados con abandono sobre la cama, me enseñas la última foto que has hecho con tu cámara: una tierna muñeca de blanca piel vestida con un conjunto de lencería negro y rojo, dormida en la penumbra de una habitación, la sábana a medio culo enseñando parte del tanga, el tirante del sujetador caído realzando la suave curva del hombro, la cabeza apoyada en el dorso de la mano, la melena pelirroja desparramada sobre la almohada menos un rizo travieso que cruza su cara, los labios entreabiertos, tentadores, una expresión muy dulce y relajada en su rostro, tan deseable, voluptuosa y vulnerable...

Y yo me río, feliz de saber que, después de todo, he logrado mi objetivo.

7 comentarios:

adam dijo...

Jo, ya querria yo varias siestas como esa.
Ahora comprendo por que esa costumbre es tan popular.

Me atrae tu imaginacion, y me atrae lo que cuentas.

Maldita inocencia dijo...

Espero que cumplas cada uno de tus objetivos reina...no sé si el de ponerme caliente cuenta entre ellos...pero desde luego lo has conseguido.
Un beso

tTiger dijo...

Otra trempadura para la saca... si es que nos pone calientes a todos... ains... ¿será por esto que siempre me han gustado las siestas?

j dijo...

¡Qué foto! :...la sábana a medio culo enseñando parte del tanga, el tirante del sujetador caído, la cabeza apoyada en el dorso de la mano, la melena pelirroja desparramada sobre la almohada, un rizo travieso cruzando mi cara, los labios entreabiertos, la expresión muy dulce y relajada... No la voy a olvidar tan fácil, no.

YO dijo...

Me agrado la poesia del tema ke le recomendaste a la pluma del tigre, "El rio" de Breed 77. No he leido mucho tu blog pero llama a leerse, suerte.

Nikki dijo...

Hola! Gracias por vuestros comentarios...
Adam, como explico en Live to Tell, a mi no me van las siestas, siempre me despierto de mal humor... por eso necesito estímulos extra jajaja
M.I., claro que si, eso forma parte de mis objetivos... ya mismo te propongo un trio jejejee
tTiger...mmm...quién pudiera echarse la siesta a tu lado, mi peke... y aprovecharse un poquito de la trempadura jiji
J. ya te he enviado la foto...para que la disfrutes a solas... los demás a buscarla en Live to Tell... que está, está...
YO, bienvenida! A mi me ha encantado tu jardín, creo que me iré pasando a respirar aire fresco, que aquí en los sexyblogs se enrarece muy rápido...

deenexus dijo...

hola soy nuevo y me ha llamado mucho la tencion tus relato porke de algunamanera o otra me encanta los domingos de verano asi como tu